Te maldigo sociedad, por mi madre te maldigo

Te maldigo por mi madre,
también por cada mujer,
que ha tenido que perder
su vida en nombre del padre.
 
Te maldigo por los sueños
que han cambiado de nombres,
por culpa de aquellos hombres
que se han creído sus dueños.
 
Te maldigo por nociva,
porque mostrás como buenos
a quien la hace sentir menos
cuando se siente más viva.
 
A tu moral que escruta
señalando la decencia,
te maldice mi ascendencia
de bruja, lesbiana y puta.
 
Maldigo tu paladar,
que saca gusto y placer
condenando a la mujer
como esclava del hogar.
 
A tu órgano visual,
porque solamente ve
a la belleza per se
como juguete sexual.
 
A tu oído de presidio,
por cada mujer que lucha,
por la voz que no se escucha,
POR CADA FEMINICIDIO.
 
También maldigo tus manos,
prestas para alzar fronteras,
cercando nuestras quimeras
de hacernos más cercanos.
 
En mi no encontrás amigo,
tan solo tendrás crueldad,
TE MALDIGO SOCIEDAD,
POR MI MADRE TE MALDIGO.
Anuncios
Estándar

Mientras me fumo un cigarro

Mientras acabo un cirgarro
meditando lo que escribo,
un desdichado pregunta
“¿vale la pena estar vivo?”

 
Avanza el tiempo y la braza,
la injusticia, la inconsciencia,
avanza lejos de casa
quien huye de la violencia.

 
Al tiempo que el humo azul
me deja algo tontucio,
políticos, policías
reciben dinero sucio.

 
Vuelvo a besar el filtro
mientras respiro profundo,
porque se hace el amor
al otro lado del mundo.

 
Mientras acabo un cigarro
me miento al sentirme en paz,
pues mientras termino este
la industria pega mil más.

 
Mientras exhalo una nube
que inunda todo asumo,
que la vida es un misterio
que se esfuma como el humo.

 
Admiro al humo bailar
el ritmo de esta canción,
exigiendo libertad
para quien está en prisión.

 
A esta hora de la noche
más de un curita está
con alguna quinceañera
jugando a ser papá.

 
Mientras me fumo un cigarro
el joven se hace viejo,
muriendo tempranamente
por cuidarle a otro el pellejo.

 
Mientras tanto al adulto
se le hace el niño un misterio
y será así eternamente
mientras no lo tome en serio.

 
Mientras tanto avergonzado
pienso en la ciudad desierta
y esta hora a un campesino
el día le abre la puerta.

 
Para cultivar el fruto
por el que tanto ha sufrido,
que llena la panza de
tanto mal agradecido.

 
Para el pueblo y por el pueblo
es que mis estrofas hago,
pa’ darle fuerza al obrero
que hace millonario al vago.

 
Elitista descarado
dice no querer la paz,
¡Ah! pero eso sí, los muertos
que los pongan los demás.

 
En una guerra que lleva
cincuenta años y pico,
que hizo al pobre más pobre
y hace al rico más rico.

 
En este momento en Siria
están dos niños pequeños
viendo caer pesadillas
precipitando sus sueños.

 
Mientras tanto un inocente
se nos muestra detestable
perdiendo su libertad
por orden de alguien culpable.

 
Mientras tanto la justicia
bailando en un burdel
cantando pa’ las que sea
vestida de coronel.

 
En la última fumada
me invade la alegría,
mientras pienso seriamente,
NUNCA HACERME POLICÍA.

Estándar

La noche se traga al día,
la calle la vanidad,
mostrando la realidad
de experiencias vacías.

lucecitas de colores,
que disparando centellas,
imitando a las estrellas
alivian los sinsabores.

 
Entre gente alicorada,
tres limones en la mano,
transita un suspiro arcano
que espera la madrugada.

 
Les presento a pachito
un niño de doce años
que actúa sin engaños,
o bueno “solo un poquito”.

 
Ahora su mirada parda
encuentra una cavidad,
en donde hacer realidad
las ilusiones que guarda.

 
A la hora de dormir
lo arropan las estrellas ,
sin importar las querellas,
siempre está presto a reír.

 

Temprano el día lo abraza
sin preocupación alguna,
pues la tierra es su cuna
y el mundo es su casa.

 
El sol un saludo envía,
pachito con embelesos
estirándose los huesos
al astro le respondía.

 
El niño alegre camina
y rítmicos son sus pasos,
mientras menea los brazos
otros mundos imagina.

 

Pachito es como un cometa,
un pirata sideral,
un ambulante espacial,
que a la miseria reta.

 
Con su imaginación vuela
y planeando va por ciertas
calles de almas desiertas,
que le sirven como escuela.

 
Llega donde doña ana
sonriéndole animado,
ella le ofrece un bocado
alegrando su mañana.

 
Al verlo con su emoción
desbordante Ana piensa:
“esta es una recompensa
que enriquece el corazón”.

 
Totalmente agradecido
con el corazón contento,
recuperando el aliento
prosigue su recorrido.

 
Pacho camina sin prisa
las calles de la barriada
y ante una mala mirada
responde una sonrisa.

 
“Todavía hay puesto bien pueda,
centro, avenida oriental”.
Por su información leal
recibe una moneda.

 
El metal lo lleva al cielo,
sonríe y le da un beso,
pues, puede con este peso
procurarse un caramelo.

 
Y así su día se pasa
no para de deambular,
hasta encontrar un lugar
que lo haga sentirse en casa.

Enlace

FF

Muchacha tus ojos son
como dos flechas de fuego,
que se disparan y luego
penetran mi corazón.
Prosiguen su dirección,
letales y poco tardan,
en llegar a donde aguardan
dormidas mis ilusiones,
las flechas dejan chispones
para que más tarde ardan.

Estándar

Amistad

¿sabe usted querido amigo
qué cosa es la amistad?
oiga bien lo que le digo
porque todo es verdad.

Es el tiempo en un reloj,
antes de seguir me excuso
¡voy siempre a contrarreloj!
por eso uno no uso.

Que te niegue el paraíso
lo material que te ate,
me parece un disparate
por eso uno no utilizo,

Es el tiempo recorre
mientras todo se desgasta
lo que para que se borre
ni con la injusticia basta.

y al final comprenderá
la amistad es concebible
como flor inmarcesible
que aunque sea imperceptible
a pesar de todo está.

Estándar